24 de Julio, 2006

Locos sin manicomio

Por Gran Pitufo - 24 de Julio, 2006, 23:33, Categoría: locos

Hoy tengo cuerda. ¡Antes de que se me acabe el día y me drenen otras 10 horas tengo que contar algo más! ¡Es necesario! (Forzarme el entusiasmo en estas cosas forma parte de mi automedicación).

Hoy estaba en la parada del autobús y había un tipo con pantalones cortos y unas patas como jamones que acababan en unos calcetines negros, negrísimos, hasta casi las rodillas y unos zapatos también de un azabache negro, negrísimo, como la más negra de las rachas de desidia (ahí queda eso).

Bueno, pues el tío iba bien afeitado, con lo que quiero decir que sabía afeitarse y lo hacía. Lo que resultaba aún más sorprendente que lo de los calcetines negros, porque iba hablando en voz alta y haciendo gestos con la mano. Gestos repetidos, todo el rato los mismos. Tenían pinta de significar algo, pero de tanto repetirlos los había ido mecanizando hasta que no se podía reconocer casi ninguno de la secuencia, que era siempre la misma. Digo casi todos porque había uno que como buen íbero reconocía aunque estuviera, como digo, viciadísimo y deformado, que era el de mandar a tomar por culo al prójimo. Era un gesto que le hacía poner la mano como una garra, pero se veía bien clarito el dedo porculizador.

Vamos, que el tipo estaba como una cabra. Y yo, ahí en ese descampado solo con el tipo de las patas como jamones y los tics nerviosos, repartiendo amor al que pasaba, me preguntaba... ¿cuántos locos hay por ahí sueltos? No me refiero esta vez a la gran masa de locos que forma un porcentaje inestimable de la población, sino a los tipos peligrosos que de repente te toman del cuello, te dejan en una zanja y se quedan ahí cantando el lalala de Massiel.

Lo de los manicomios tal y como estaban montados a lo mejor es una putada para el loco, y sólo eran prisiones (hablo de oídas, como siempre, mi conocimiento del asunto se limita a haber visto "alguien voló sobre el nido del cuco"). Pero me pregunto si este tipo debería de recibir alguna ayuda... ¿Qué tiene que hacer? ¿Ir a un psiquiatra con sus tics de loco peligroso y pagar una pasta? ¿Es la solución estándar a este tipo de casos?

Este señor era bastante joven, unos veinticinco, pero supongo que dentro de unos años, a menos que tenga una familia realmente preocupada por sus miembros (lo que explicaría el afeitado) y que no le manden a él a tomar por el culo sin gestitos ni nada, mucho me temo que acabará pidiendo en la calle. O viviendo en un contenedor. O en fin, las posiblidades son infinitas para los locos, esa es la suerte que tienen.

A lo mejor suena orwelliano, pero ¿no iría bien tener una patrulla que fuera mirando a los locos y dándoles solución? Está el problema, que se me antoja insalvable, de encontrar cuerdos suficientes como para juntar una patrulla, pero la idea queda ahí, no se me ocurre así en diez segundos por qué descartarla, tampoco le voy a dedicar más tiempo a lo que se me ocurre a bote pronto, que soy del siglo XXI. En todo caso, aquí en Alemania son todos tan educados que este tipo puede subirse en el autobús haciendo sus gestos de loco peligroso y nadie le mira, lo que supongo que le permite desarrollar su locura en toda su extensión. Un cisne que abre las alas dentro de su cabeza.

En todo caso parece bastante fácil volverte un loco peligroso y que nadie te haga ni puto caso hasta que les toques la espalda con una pala de quitar nieve. En otros tiempos con lo de "el tonto del pueblo" te convertías en una mascota, lo que por lo menos te integraba en la sociedad ya de por sí cruel del pueblo, con lo que no había demasiada diferencia ni podías caer mucho más bajo que el resto. Como mucho ibas arrastrando latas o te pegaban una paliza.

Pero ahora hay que cuidarse la salud mental. Estos cabrones te dejan más solo que la una en cuanto no les puedes comprar la enciclopedia cuando llaman a la puerta.

Cuando una cucaracha queda patas arriba las demás la dejan ahí, ¡que se apañe!

Pues ya veremos qué.

Más cinismo

Por Gran Pitufo - 24 de Julio, 2006, 23:04, Categoría: hombre

Ando buscando una religión, no es ningún secreto.

Bueno, más bien lo que ando buscando es algo que me haga pensar que el mundo es un lugar maravilloso, o simplemente aceptable. La maraña de imbéciles con la que trato últimamente no ayuda demasiado, vaya por delante que sólo hablo con personas durante una hora al día y que las dos últimas conversaciones han sido un monólogo que se podría titular "en España lo que hace falta es que la policía pueda pegar a los delincuentes" y un debate acalorado sobre si las abejas tienen o no cerebro, en el que yo era el único aunque desapasionado defensor del sistema nervioso de las abejas, que por cierto, son unos bichos que me repugnan profundamente, por peludos y por cabrones. Además, el compartir con ellos apenas un 90% de material genético hace que me traiga al pairo su extinción. Pero en fin, espero que sea ilustrativo de la miseria en la que me he sumergido yo solito.

Descartados los cristianos por tener poco ojo, por ejemplo cuando se les ocurrió que el hombre tenía dos partes, el alma y el cuerpo, y justo la que no existe era la buena y la que existe es la fuente de todos los males. Para entendernos, unos analfabetos que eyaculan en la cara de su señora pero con culpabilidad y remordimientos. Porque mira que les gustan los remordimientos a los cristianos.

Descartados los islámicos por ser el corán una cosa aburridísima, pero realmente un coñazo de repetición, teletienda en estado puro, y respirarse en los pocos versículos que aguanté una servidumbre a un dios misericordioso a la par que un poco sádico, que oiga, no digo que a lo mejor no vaya bien hacerse islámico, pero seguro que me va a costar, y yo necesito terapia de choque. Además, tiene una buena porción de leyes del estilo: si ves a un adulterio pasa entre los dos cuerpos una cuerda de brahamante a ver si están yaciendo o no, que no sé yo si es precisamente la veleta que necesita mi vida.

Descartados muchos otros por no conocerlos (a nadie se le escapará que tampoco soy un experto en cristianismo e islam, pero por lo menos tengo prejuicios, algo es algo), lo del budismo me lo tengo que mirar, y me lo apunto para cuando vuelva a España, porque aquí sólo hay una estantería de libros en castellano en toda la ciudad, que comparten La sombra del viento y Paulo Cohelo.

Así que lo de la religión lo tengo que dejar para más adelante, pero por lo menos puedo ver dónde estoy. Entonces se me ocurrió mirarme lo del cinismo, que tenía un libro a mano, regalo de cumpleaños, ya ven cómo se las gastan algunos, a ver si van por ahí los tiros.

Y oiga, en la cita que copié me siento identificadísimo. Sólo me falta ser poderoso para estar completito ahí dentro, pero ya se sabe que todo no se puede tener. Como contrapartida tengo todo lo demás: Tengo bajo control mis síntomas depresivos, soy laboralmente capaz, tengo clarísimo que lo que hago no conduce a nada en absoluto, tengo un instinto de autoconservación que más que nada es costumbre y realmente añoro la inocencia perdida, cuando pensaba que había grandes campos de nieve virgen blanquísima esperando. Yo era un tipo jovial, oiga. Es sólo que una vez llegas a la nieve no hay más que imbéciles en trineo que lo han dejado todo echo un barrizal congelado. Y ahora necesito algo, porque voy como un pollo sin cabeza correteando en una pocilga. ¿Conseguiré recuperar la ilusión?

Pues este tipo parece que ha hecho un análisis de mis síntomas y dice que estoy enfermo ¡excelente! Como hago mis diez horitas más transporte no puedo dedicarle demasiado tiempo a la cura, pero realmente tengo ganas. ¡Aún me quedan ganas, sí! y por tanto ¡Aún quedan decepciones! Me encamino a ellas corriendo. A ver qué dice éste.

Soy carne de secta, así que voy a hacer todo lo posible por convertirme.

Y mientras voy dando la tabarra por aquí. Lo siento, soy gratis, no se puede quejar.

Y a ver,  antes de que me olvide, que es posible que haya otras fachadas, otros tubos de escape, pero esta es la que me ha tocado. Estoy seguro de que es bastante nociva. Pero es que lo que yo quiero no es conseguir un tubo de escape. Lo que quiero es todo eso del entusiasmo y tener ganas de correr descalzo sobre la hierba y volar una cometa. E, incluso, si es posible, alegrarme de ir al trabajo. Sentir que formo parte de la comunidad me parece una cosa cursi, pero no estaría mal. Por ahora he sido demasiado idiota como para lograrlo.

A ver qué.


Un engaño

Por Gran Pitufo - 24 de Julio, 2006, 19:47, Categoría: mundo

Cuando me fui a Alemania lo hice con ilusión y, aunque esté mal que yo lo diga (no tengo muy claro por qué, pero tiene toda la pinta de estar mal... ¿será idea de algún padre de la iglesia?), con un par de huevos.

No tenía ni idea de alemán, pero me ofrecieron un trabajo de investigador y la tarea me parecía de lo más estimulante: desarrollar un sistema nuevo, probar una idea que parecía (y sigue pareciendo) prometedora, un desafío. Trabajar en la cresta de la ola, tratando de hacerla avanzar unos centímetros. Me parecía buena cosa, en parte porque en España no hay mucha investigación y me parecía que aquello sería una cosa estupenda.

El sueldo era mediocre, realmente una vez que pago el alquiler tengo que ir contando las monedas para comprar botes de habas, pero no importaba. ¡Era el momento de poner el pie en la puerta! Así que sin pensármelo mucho lo dejé todo y me fui de cabeza a Alemania, ese país en el que todo funciona, la tierra del progreso.

Tardé mucho, casi dos meses, en darme cuenta de que me habían vendido la moto. El sueldo era el mismo sueldo mediocre, no tuvieron los huevos de rebajármelo. Pero la tarea... ah, eso es otra cosa.

Yo tenía que mejorar un sistema del año 2000 que funcionaba relativamente bien (funcionaba bien un 98% del tiempo, lo que está bastante bien). Partir de ese sistema para hacer el mío, a ver si hacíamos el cacharro que iba el 99.99% de las veces.

A las dos semanas traté de encender el programa del 2000. No iba. Algo fallaba. Mi jefe me dijo... vaya, tendrá algún fallito, más de uno ha estado toquiteando ese código en estos 6 años (¡!) miralo a ver que le pasa.

Esa versión la había hecho un tipo que despidieron en el 2002, sin dejar ducumentación tras él. Es un programa monstruosamente grande indocumentado que tenía un fallo. Lo encuentro y listo. Eso pensaba yo.

Cinco meses más tarde lo he entendido todo. He encontrado unos 40 fallos. No he podido empezar con aquello de la investigación, del sistema nuevo. En lugar de eso, he estado navegando en un río de mierda, separando la diarrea de los excrementos sanos (espero que les guste la metáfora). Ahora mismo funciona un 90% del tiempo bien. Hay que seguir sacando porquería. Faltan más cosas, más agujas en el pajar. Hay parámetros que ajustar (aunque nadie sepa que significan se pueden ajustar, créanme, sólo hace falta tiempo).

También he descubierto que mi jefe necesita ese sistema para su trabajo. No hace falta atar muchos cabos. Contratas a alguien para hacer diseñar inventar una versión 2.0 y lo que tiene que hacer es reconstruir y parchear una porquería indocumentada que alguien que ya no existe estuvo haciendo durante 5 años y sobre la que más tarde pasó una manada de búfalos. Justo el trabajo que no tienes ninguna intención de hacer. Cuando acabe su contrato no tendrás problema en echarle, porque no habrá cumplido ningún objetivo. ¡Menudo imbécil, ni siquiera ha empezado!

Y así es como me la metieron doblada. Esa es mi tarea. Vivo solo en Alemania, trabajo 10 horas al día en una basura repugnante por un sueldo que no lo vale en absoluto y no hablo más que con mi jefe, que pone cara de... uf, es increíble que aún no funcione, qué inútil eres.

Ando buscando una religión, entusiasmo o, en fin, algo que me aleje de los lanzallamas. El humor... cada día es más agrio.

Por suerte, como decía la cita del post anterior, tengo la elasticidad emocional necesaria como para mantener mi depresión en unos límites que no entorpecen mi absurdo trabajo.

Supongo que fue eso lo que buscaban cuando me hicieron la entrevista.

El Blog

Calendario

     Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog