Más cinismo

Por Gran Pitufo - 24 de Julio, 2006, 23:04, Categoría: hombre

Ando buscando una religión, no es ningún secreto.

Bueno, más bien lo que ando buscando es algo que me haga pensar que el mundo es un lugar maravilloso, o simplemente aceptable. La maraña de imbéciles con la que trato últimamente no ayuda demasiado, vaya por delante que sólo hablo con personas durante una hora al día y que las dos últimas conversaciones han sido un monólogo que se podría titular "en España lo que hace falta es que la policía pueda pegar a los delincuentes" y un debate acalorado sobre si las abejas tienen o no cerebro, en el que yo era el único aunque desapasionado defensor del sistema nervioso de las abejas, que por cierto, son unos bichos que me repugnan profundamente, por peludos y por cabrones. Además, el compartir con ellos apenas un 90% de material genético hace que me traiga al pairo su extinción. Pero en fin, espero que sea ilustrativo de la miseria en la que me he sumergido yo solito.

Descartados los cristianos por tener poco ojo, por ejemplo cuando se les ocurrió que el hombre tenía dos partes, el alma y el cuerpo, y justo la que no existe era la buena y la que existe es la fuente de todos los males. Para entendernos, unos analfabetos que eyaculan en la cara de su señora pero con culpabilidad y remordimientos. Porque mira que les gustan los remordimientos a los cristianos.

Descartados los islámicos por ser el corán una cosa aburridísima, pero realmente un coñazo de repetición, teletienda en estado puro, y respirarse en los pocos versículos que aguanté una servidumbre a un dios misericordioso a la par que un poco sádico, que oiga, no digo que a lo mejor no vaya bien hacerse islámico, pero seguro que me va a costar, y yo necesito terapia de choque. Además, tiene una buena porción de leyes del estilo: si ves a un adulterio pasa entre los dos cuerpos una cuerda de brahamante a ver si están yaciendo o no, que no sé yo si es precisamente la veleta que necesita mi vida.

Descartados muchos otros por no conocerlos (a nadie se le escapará que tampoco soy un experto en cristianismo e islam, pero por lo menos tengo prejuicios, algo es algo), lo del budismo me lo tengo que mirar, y me lo apunto para cuando vuelva a España, porque aquí sólo hay una estantería de libros en castellano en toda la ciudad, que comparten La sombra del viento y Paulo Cohelo.

Así que lo de la religión lo tengo que dejar para más adelante, pero por lo menos puedo ver dónde estoy. Entonces se me ocurrió mirarme lo del cinismo, que tenía un libro a mano, regalo de cumpleaños, ya ven cómo se las gastan algunos, a ver si van por ahí los tiros.

Y oiga, en la cita que copié me siento identificadísimo. Sólo me falta ser poderoso para estar completito ahí dentro, pero ya se sabe que todo no se puede tener. Como contrapartida tengo todo lo demás: Tengo bajo control mis síntomas depresivos, soy laboralmente capaz, tengo clarísimo que lo que hago no conduce a nada en absoluto, tengo un instinto de autoconservación que más que nada es costumbre y realmente añoro la inocencia perdida, cuando pensaba que había grandes campos de nieve virgen blanquísima esperando. Yo era un tipo jovial, oiga. Es sólo que una vez llegas a la nieve no hay más que imbéciles en trineo que lo han dejado todo echo un barrizal congelado. Y ahora necesito algo, porque voy como un pollo sin cabeza correteando en una pocilga. ¿Conseguiré recuperar la ilusión?

Pues este tipo parece que ha hecho un análisis de mis síntomas y dice que estoy enfermo ¡excelente! Como hago mis diez horitas más transporte no puedo dedicarle demasiado tiempo a la cura, pero realmente tengo ganas. ¡Aún me quedan ganas, sí! y por tanto ¡Aún quedan decepciones! Me encamino a ellas corriendo. A ver qué dice éste.

Soy carne de secta, así que voy a hacer todo lo posible por convertirme.

Y mientras voy dando la tabarra por aquí. Lo siento, soy gratis, no se puede quejar.

Y a ver,  antes de que me olvide, que es posible que haya otras fachadas, otros tubos de escape, pero esta es la que me ha tocado. Estoy seguro de que es bastante nociva. Pero es que lo que yo quiero no es conseguir un tubo de escape. Lo que quiero es todo eso del entusiasmo y tener ganas de correr descalzo sobre la hierba y volar una cometa. E, incluso, si es posible, alegrarme de ir al trabajo. Sentir que formo parte de la comunidad me parece una cosa cursi, pero no estaría mal. Por ahora he sido demasiado idiota como para lograrlo.

A ver qué.


El Blog

Calendario

     Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog